I CAN’T BORN, Alejandra Díaz

ad-ninamano.jpg

Leena se despertó, era de madrugada, podía saberlo por los hilos de luz que pasaban por los huecos de la pared. Intentó pararse pero apenas si se pudo sentar; estaba tan cansada. Las luces fuertes después del encierro, movimientos bruscos, y sangre en sus manos. Estaba tan cansada…

Y luego los pasos, uno tras otro en dirección a su cuarto. Se aferró al colchón con la mitad del cuerpo tocando el piso. Sólo era una acción innata de su pequeña cabecita de doce años, en el fondo ya estaba resignada a lo que venía. Y se abrió la puerta, él solamente se quedó mirándola, en realidad nunca le gustó ese trabajo y a veces sentía lastima por la niña, pero las órdenes eran las órdenes. Se acercó a ella y la tomó por los hombros.

La pequeña ni siquiera se movió, no quería más cigarros apagados en sus pies, ni tampoco que le quitaran el pan por dos días, se dejó cargar, y cerró los ojos.
Al abrirlos ya se vio desnuda sobre una cama y comenzó a llorar, eso era lo único que no había cambiado desde los dos años que llevaba en ese lugar.

Cuando llegó de Ucrania, junto con otras niñas sin familia ni dinero, nunca pensó que el trabajo que encontraría en América sería sentarse a abrir las piernas.
Y entonces, con un fuerte jalón entró en conciencia. El tipo era nuevo, nunca lo había visto antes. Lo miró a los ojos antes de voltear la cabeza y entregar su cuerpo, como si fuera una moribunda en naufragio. Y es que estaba tan, tan cansada.

Él bajó sus manos por su pequeña y casi recta cintura, apretando fuerte, hundiendo las palmas, con esa necesidad tosca y vana, que sólo los hombres abusadores de niñas poseen. Apretó sus pequeños hombros con fuerza, arrancándole dolorosos gritos, es que esa presión parecía trizarla por adentro.

Y después de haberle quitado hasta la última prenda, le abrió las piernas con fuerza, amenazando con arrancarlas de su lugar. Y con desesperación se desabrochó el cierre del pantalón, para dejar salir al victimario, que Leena ni se molestó en mirar, es que había conocido tantos, ya ni le interesaba saber qué le meterían dentro, de hecho lo deseaba. Deseaba que la atravesara por dentro, que la quebrara, quería desangrarse y morir, la verdad, dolía tanto.

Y el desgraciado la jalaba desde las piernas hasta su cuerpo de hombre sucio, le apretaba las caderas, desgarrándole la piel. Ella lloraba, pero no se movía… es que, estaba tan cansada… Finalmente el tipo terminó dentro de ella, pero solo terminó el puto acto hasta que logró su fetiche, escupiéndole la cara.

Y mientras la saliva bajaba por su acolchado rostro, Leena dejó de llorar. Estaba feliz. La sesión había acabado, se paró de la cama, con el líquido recorriéndole las piernas, y desnuda se dirigió a la habitación de siempre. Se tiró en el colchón de espuma, y mirando la luz de las rendijas se quedó dormida.

Por fin descansó.
Se encontró caminando en la playa, y después con un hombre amable, que la invitó a pasear en su barco. Veía el mar y sentía el sol. Los pies no dolían por las quemaduras, y su rostro sano, no estaba marcado por rasguños. Apretó los ojos, y aun sabiendo que era un sueño, que aún seguía en el cuarto oscuro, en ese burdel, aún después de todo, fue feliz, porque nadie podía tocarla en ese momento, porque nadie podría tocarla más… en los dos días que quedaban.

Gravity

Alejandra Díaz

ad-beso.jpg

Voló entre nosotros como por media hora, esa idea blanca de todo mal, de que tu mano en mi mano es un circo, de que tu pie enredado en el mío, me guía por la espalda como un espiral.

Y amenaza de nuevo, estrujándome el vientre, escapando en círculos por mi boca, como aire que espanta a mi espalda. Temor a quemarse, porque hay poca razón de si soy yo, o nosotros. Pero te miro, la ceja erguida como arco de poder, mostrando la lengua en una tonta mueca infantil, sin abandonar el habitual cigarro en tus dedos. Me acerco con el pensamiento en el bolsillo, ahí donde inicia todo; en la tibieza de tus labios al principio, en la sonrisa de los míos al final. Ahí donde el aire es más denso, donde los ojos se cierran por miedo a ser robados, a ser vistos enteros. Mi cara de tonta, de colegiala embobada y tu gusto en mi gusto, amenazando con gastarlo entero, con perderlo todo. Esperando a la caricia que ya existe, que no se va, que ofrece caminatas diarias a mi pelo. Me dejo estar, simplemente para mascar un pedacito del chocolate que es tu boca, y para oír cómo se tensan los dedos de tus manos. Y ahí me siento llena de un sol intangible, ahí es cuando me siento gato. Como si fuera negro, como un secreto que dicta un sabio proverbio chino. Mezclemos colores como frutas en canasta, con un beso, con palabras.

Después de todo, todo se mezcla en la cama.

 

Amaretto

Alejandra Díaz

yp-rasselas-ositos2.jpg

Suave como piel hirviendo, recorre mi alrededor encantando y sazonando, casi tocando el olor a sed impregnado en las paredes y también en mi nariz, por haberlas olido tanto. Escucho tu voz, casi incompleta, casi como tú. Y el sabor de tus manos explicando una canción llega a mi nariz, se transforma en cerezas, en tribu y en agua, confundiéndose luego, perdiéndose en el ambiente.

El pino es lo que menos me llama la atención en toda la sala, más bien me ofusca su existencia, y me desagrada su aroma. El verde mustio al final de sus hojas, parece salpicarme de barro y maleza. Tierra sobre mi cuerpo, escurriendo por mi espalda y empapando el suelo con olor a casa vieja, con olor a sebo.

Nunca me gustaron las celebraciones familiares. Que llega la tía gorda con su bolsa de regalos baratos, que no es ni tía, más bien una conocida que comparte quizás, si es que, una gota de sangre. La vieja deja la casa toda pasada a Coral barato, y yo me cubro la nariz con mis guantes de colores, tratando de absorber la poca esencia a lana, media llena de polvo, media con sabor a naranja. Y subo corriendo a mi cuarto, me tiro en la cama. Molesta mucho estar en una casa que huele a mentira, a coraza, y a teatro chino. Que ni con chiches rojos esconde lo seca que está su envoltura, cansada de aparentar cada año. Entonces escucho tu voz, que toca desde abajo mi frente, como medio acariciando, medio castigando mi sien. Y ese aroma a te quiero se mete por mi boca de niña, me garabatea sonrisas en la cara.

El sabor a familia siempre se vuelve más dulce cuando huele a tu nombre. Desaparece ese olor pútrido a comino añejo, ese olor a flor seca, el mismo olor con el que describo tu ausencia. En fin, ese aroma a una casa sin padre, que enferma.

Anuncios
Published in: on 06/07/2007 at 5:25 AM  Comments (3)  

The URI to TrackBack this entry is: https://laguarida7.wordpress.com/2007/07/06/i-cant-born/trackback/

RSS feed for comments on this post.

3 comentariosDeja un comentario

  1. I can’t born es el texto que más me gusto de este blog, a mi parecer es el mejor. A pesar de ser un texto con una temática densa y triste, lo que no es de mi mayor agrado, me cautivo lo bien escrito que esta, como sentía es miedo y ese cansancio, esa lástima hacia la protagonista y eso sólo se logra en una descripción bastante buena.
    Me gustó la comparación entre la sufrida realidad y el descanso del sueño en el inconciente.
    En fin, es mi favorito, todas mis admiraciones para vos.

    Ariel Araya al que le llaman Fido.

  2. Hola
    Soy el autor de esa foto.
    Me alegra saber que te gusta.

    Pero por favor, rogaría que añadieses la fuente.

    http://rasselas.deviantart.com/art/Entre-lineas-43486097

    Muchas gracias.

  3. EL PRIMER TEXTO ME PARECIO MUY CRUEL, PERO LAMENTABLEMENTE MUY REAL… QUE NO DARIA PORQUE ESAS COSAS NO EXISTIERAN, PERO VIVIMOS EN UN MUNDO DONDE SE LE RESPETA A LA GENTE QUE ESTA “POR ENCIMA” DE NOSOTROS, DONDE SE LE CEDE EL ASIENTO A QUIEN TE DICEN QUE PAGA TUS QUINCENAS, EN LUGAR DE QUEDARTE SENTADA Y RECLAMAR TU LUGAR, EL QUE MERECES POR SER HUMANA, POR SER PERSONA…
    LOS SIGUIENTES TEXTOS ESTAN INCREIBLES!!!
    ME ENCANTARON!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: